El Mundo al Revés

El Mundo al Revés

Vivimos en una contradicción constante, vivimos en un mundo al revés.

Mientras que se aconseja a toda la población que extreme sus movimientos, que no salga de casa, que limite sus contactos,… nosotros, en CaixaBank, hacemos lo posible e imposible, porque vengan cuantos más clientes mejor.

Esto es más grave cuando lo que hacemos, es que sean los más frágiles a esta pandemia, los que vengan a las oficinas.

¿O ya nos hemos olvidado
de la campaña del Salud Senior?

Unos lo llaman factor productivo, otros SCA, otros el priorizador… pero las entrevistas hay que hacerlas, sí o sí.

¡5 entrevistas mínimo al día!

Lo que nadie quiere ver es que los clientes cada vez quieren venir menos a las oficinas ya que ¡saben que los sangramos!

Por otro lado, dada la inestabilidad económica actual, el sentido común nos dice que deberíamos de ahorrar,

¡el que pueda hacerlo!, claro.

Pero en CaixaBank atiborramos a los clientes con productos de verdaderos primera necesidad, como son móviles de 1.500€ – con seguro que sino «no se puede vender», con seguros de salud de 150€/mes, con alarmas de 50€/mes, y con mil y un artículos sin los que nuestros clientes pueden vivir.

Pobre de cliente que se acerque a una oficina en estos momentos,

¡se lleva un Samsung S21 puesto!

Pobre del que tenga la más mínima necesidad financiera, ¡se lleva un Samsung S21 puesto! y algo más.

CaixaBank ha cambiado
¡Se ha dejado el alma por el camino!

No respeta a los clientes, es más, cada día hay cientos de ellos que se quedan por el camino y cambian de Entidad, por no decir a los que está empobreciendo vilmente.

No respeta a sus empleados a los que deja a su suerte cada día en las oficinas, a los que con la boca pequeña habla de medidas anti Covid, pero niega el teletrabajo sistemáticamente, anula los turnos en las oficinas y presiona con unos objetivos comerciales inalcanzables. Por no hablar de los recortes sistemáticos de derechos que ocurren en cada negociación y las amenazas diarias con ERE’s, despidos y, con su última arma, Bankia… ¡Que viene el lobo!, dicen.

No respeta al accionista. Los que aquí trabajamos no entendemos el cortoplacismo en el que vivimos, en el que es más importante la venta de un móvil que la concesión de una cuenta de crédito o una hipoteca. La cuenta de resultados es un verdadero galimatías y solo los ajustes contables hacen el resto.

En definitiva, no se respeta ni a sí misma, ya que todos los que estamos en este barco sabemos que «la cosa no va bien», sabemos que este no es el camino, y sabemos que el rumbo que nos han marcado, solo beneficio a unos pocos.

Estamos seguros que cuando todo esto esto caiga, esos que nos están llevando al abismo, se irán con las manos llenas a otro lugar.

Los directivos que nos mandan, se han convertido en expertos en llevar a la plantilla al límite, en sangrar a los clientes de la forma más cruel posible, más aún en la actual situación, y todo ello, buscando la maximización de su beneficio, su salarios y sus variables.
¡La plantilla NO puede más!
¡No nos merecemos una Empresa así!

 

RAFA MANRESA
Print Friendly, PDF & Email
Si te gusta lo que lees, apóyanos y afíliate.
Y si te ha gustado la entrada, ¡Coméntala!


Compartir en:

20 comments on “El Mundo al RevésAdd yours →

  1. Con cuántos empleados podría el banco seguir operando con normalidad? Cuál es la cifra mínima? En la situación actual trabajamos a destajo y sin una calidad aceptable. Si en la próxima ventana nos vamos muchos, el banco no habrá entrado ya en un futuro proceso de resolución por mucho yogurín que contrate?

  2. Llevo 30 años en banca, los últimos 8 en Bankia, y visto lo que hay, espero con ansia esa deseada prejubilación o lo que sea. Ya no aguantamos más, lo siento por los que se queden en este engendro de banco que próximamente se creará. Suerte para todos

  3. Aquí uno que salió en el ERE de 2019.
    Es nítido que la situación no mejorará nunca, sino que irá cada año a peor. No os dejéis llevar por la corriente: si algo queréis que cambie en vuestras vidas, solicitad el ERE que se aproxima (nadie hará nada por vuestro bienestar laboral).
    Recordad: la propuesta económica que ofrezcan en cada salida será peor cada vez, por no hablar de las condiciones de los que se queden en el Banco.
    Resumen: hay vida más allá de CaixaBank.
    Salud a todos.

  4. Veinticinco años en CaixaBank. Atiborrado de antidepresivos y ansioliticos. Me ha costado el divorcio por dedicar mas tiempo a mi oficina. Veo en cada página que paso de esta novela dramática que los mejores no progresan y si ascienden los enchufados con mano dura. “Me las piro” en el próximo tren…

    1. A mi me ha costado un trasplante de higado. Ya hace tres años dos meses y veinte dias de la prejubilacion. Solo nos queda dar las gracias. Aunque te llegue la prejubilacion aun estàs un tiempo largo con pesadillas.

  5. Ahora cuando negocien el ERE pedir que salgamos 10.000 no 15.000, y verán como se apuntan 20.000. Entonces se replantearan que algo está pasando.
    La productividad es buena y necesaria, pero nuestro fin como entidad, es acompañar y solucionar los problemas de los clientes, a medio y largo plazo.
    Vamos camino de convertirnos en un banco cntrados en los productos y no en los clientes y esa fué la debacle de muchos bancos.

    1. Tal como nos tratan mas bien creo que la intención es que quedemos el menor numero posible y al menor precio posible, el trabajo se lo van a sacar igual si o si. Además cuanto mas jóvenes y acosados mejor, así lo aguantan todo, y esos no piensan en el mañana. Así al final del año hay mas a repartir entre sus bolsillos por lo bien que lo han hecho, que mañana dios sabe lo que pasara.

      1. De acuerdo pero los buenos se van en cuanto llega el siguiente “ Ere tren” excepto los DANS agarrados a los jugosos “bonus fruto de látigo”. Los nuevos que entren durarán poco tras la decepción, así que la empresa tendrá “ pan para hoy y hambre para mañana”.

  6. Convocad un día de huelga por todo lo expuesto, y el que esté realmente quemado que lo demuestre. En oficinas no podemos más. Demasiad@ capitán y pocos remeros.

  7. Así es
    Desgraciadamente los que llevamos 24 años en la empresa, no la reconocemos.
    No es la banca que hemos mamado, y cuando hay compañeros deseando prejubilarse y salir de esta dinámica, es un dato muy significativo
    Los clientes no te cogen el móvil, no contestan los correos.
    Están hartos
    Y nosotros cada vez más presionados con reportes diarios personalizados
    Algo tenéis que hacer los sindicatos

    1. GENIAL!!!! Habéis expuesto a la perfección la situación AGÓNICA que estamos viviendo en las oficinas. Que encima creemos que es contraproducente y dañino para la empresa a largo plazo.
      Pero, sabiendo que esta situación es insostenible ¡¡¡QUE HACEMOS AHORA!!!
      ¿Seguimos con nuestra agonía?
      ¿Hacemos algo?
      ¿Pedimos que lo hagan los sindicatos?

  8. Me identifico plenamente con tu carta. Llevo más de 20 años en la entidad y esto ya ha sobrepasado hace tiempo los límites del mínimo sentido común exigible a cualquier directivo. Tiene que llegar alguno que cambie el rumbo. Y tendrá nuestro respeto y admiración. Esta plantilla no se merece lo que hay ahora.

    1. Eso sí que es importante. A parte de decir lo que sabemos todos. La pregunta es si los sindicatos van a hacer algo como movilizar a la plantilla o acciones de protesta…..o sólo decir siempre lo mismo?

    2. Totalmente de acuerdo contigo. Sabemos lo que pasa, pero…. alguien va a tomar la iniciativa de hacer algo por cambiarlo??

  9. No solo no nos cuidan sino que además nos machacan presionando con multitud de acciones y sistemáticas de cara a la galeria

  10. Bueníiiiiisimo resumen de la realidad actual. Es muy muy triste, por no decir otra cosa, que con la pandemia el objetivo número uno de este comienzo de año sea que el cliente venga a la oficina, para lo que sea, pero que venga. No entiendo nada…

    1. Si, pero lo mejor es que tenéis que hacer deje todo, incluso su trabajo y que venga exclusivamente a atender nuestra necesidad y llamada, cuando, como y para lo que nosotros queremos. Ponedle cualquier excusa. Sed buenos comerciales, nada de aprovechar cuando nos viene a que se le realice un servicio que el necesita, que eso no cuenta. Sus necesidades no son lo importante, si el necesita algo que lo haga por internet que en la oficina si no es cuando yo le digo, su presencia nos molesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *