Cuentos de Navidad: Los Hunos…y Los Otros

Cuentos de Navidad: Los Hunos…y Los Otros

Da el parón navideño en la Ciudad para la conjetura,
el análisis y la desesperación…

Y es que, por más vueltas que le damos, no vemos hacia dónde vamos…
y nos preocupa.

 

Nos preocupa que:

Que un Plan Estratégico a cuatro años recién estrenado
se haya incumplido en su primer semestre de vida

Que el modelo de negocio sea un sinsentido que
no es ni modelo ni nos da negocio

Que se gasten cantidades inmundas de dinero en la apertura de oficinas Store que no satisfacen ni a clientes, ni a accionistas ni a empleados… todo ello sin que se sepa cuánto más negocio se genera con este modelo de oficinas sobre el ‘modelo anterior’. Y si se sabe no lo cuentan, y si no lo cuentan será por algo.

 

Y es que, a riesgo de ser pueriles, una reflexión ‘a bulto’ nos dice que los números no pueden salir: pago de alquileres astronómicos, reformas faraónicas, locales cerrados sin vender, penalizaciones por incumplimiento de contratos de alquiler y una oficina de 3000 m2 en la que se oye el silencio…

¿Reducción de
costes operativos?

Y los empleados aguantando las genialidades de sus capataces para vender lo invendible… Y los clientes, los mismos, pero cansados de que les apabullen y les obliguen a cambiar sus hábitos.

Estas lindezas ocurren en un mundo, al que llamaremos el de Los Hunos. Los Hunos, que remataron el Imperio Romano. Y luego está el otro mundo, el de Los Otros.

Los Otros torturan los números para que salgan, practican la contabilidad creativa, recortan, pintan y colorean planes estratégicos, intentan convencer a mercados y supervisores, hacen road-shows, presentaciones de resultados y webcasts, e intentan moderar la vorágine de las hordas bárbaras.

Los dos mundos son realidades paralelas que, 
no solo no convergen, sino que cada vez parecen estar más lejos.

Para Los Hunos, «los vivos» son ellos…
y Los Otros simplemente están ahí.

Y nos da miedo que esto acabe como en la película de Amenábar, en que la diferencia entre los dos mundos no era obvia, y los que se pensaban que eran los vivos creían que los muertos eran Los Otros, cuando la realidad era justo la contrario.

 

Colaboradores del BLOG
CRISTINA B.
Print Friendly, PDF & Email
Compartir en:

6 comments on “Cuentos de Navidad: Los Hunos…y Los OtrosAdd yours →

  1. personalmente creo que el horizonte es espectacular, considerando ésto yo abriría nuevos nichos de gran potencial y amplio espectro como por ejemplo la venta de guirnaldas navideñas, turrones varios, roadshow de minipimers, aceite de oliva a granel, toallas portuguesas de importación y gafas de sol más que nada para samsung la mejor marca del mundo no nos ciegue con sus espectaculares novedades y bajísimos precios.

  2. Las oficinas store no tienen futuro. El cliente de toda la vida alli se pierde. Quiere a su gestor Paco cercano que cuando acaba de asesorarle se van y toman un cafe en el bar Casa Pepe tradicional del barrio y hablan de no trabajo.
    El teorico cliente potencial es joven tecnologicamente a la moda y le ‘pone’ el paripe de una flaship. Error gran error. Son clientes volatiles y bastante mercenarios, hoy aqui y mañana alli. No se casan con nadie. La banca necesita estabilidad de su pasivo comercial en su balance y no se debiera fomentar el cambio de banco como ahora ocurre con el mercadeo de operadores de telefonia que hay instaurado en la sociedad.
    Los Hunos o iluminados miran por vender humo en el presente para cobrar sus megabonus. Son apagafuegos con vision cortoplacista. Debieran pensar que su puesto implica siempre una responsabilidad etica sobre los cientos de trabajadores y sus familias que dependen y comen de sus ideas/propuestas.
    La banca claro que debe renovarse, pero no entrar a competir en modernidades ridiculas por el ‘miedo escenico’ que supuestamente dan empresas tipo facebook si se planteen entrar en el negocio de prestar dinero, cosa poco probable hoy dia con unos tipos interes negativos y normativa legal asfixiante.
    Uno de los mayores valores de una empresa debe ser la confianza en sus empleados. Si se pierde eso, los cimientos se empiezan a tambalear y la empresa tarde o temprano acaba desapareciendo.

  3. Excelente hoja, cuando el modelo se convierte en el objetivo y se abandona el verdadero objetivo del negocio: ganar dinero para poder continuar… Malo

  4. Preocupantes reflexiones. Aunque al final los empleados les sacarán la castañas del fuego, como siempre hacen. El problema es que cada vez quedan menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *